Ruta cervecera por Bruselas en un fin de semana – Fotos en 360

Esta ruta cervecera por Bruselas os mostrará los lugares que visitamos durante el fin de semana que estuvimos allí. En Bruselas los bares cuentan con tal cantidad de cervezas, que si te lo propones, podrías pasar el fin de semana metido en un solo bar y no terminarías de probar todo lo que hay en carta de cervezas.

Llegamos a Bruselas un viernes por la mañana, en un vuelo que salía de Madrid a las 6:25 y llegaba a la capital belga a las 8:40. Desde el aeropuerto cogimos el tren directamente a Cantillon, donde teníamos programada la primera visita del día a las 10:30.

Ruta cervecera por Bruselas en un fin de semana.

En esta entrada del blog no vamos a entrar en los detalles de cada fábrica o lugar visitado, solamente os mostraremos la ruta que hicimos y alguna de las fotos que hicimos con la cámara 360. Queremos que os sintáis entre nosotros, jeje.

Ya habrá tiempo de hablar detalladamente de cada uno de los sitios que visitamos.

Brasserie Cantillon.

Visita cervecera obligada. Te gusten o no las cervezas lambicas, debes pasar por aquí para conocer esta fábrica. Puedes hacer la visita por tu cuenta o concertar una visita guiada. Por tu cuenta te dan un folleto y te dicen que sigas las indicaciones. La guiada es más cara, pero creo que merece la pena. Además con suerte, te lo explican en español.

Desde aquí fuimos a comer un poco, a dejar las mochilas en el hotel, estirar un poco las piernas en la cama y continuamos nuestra visita.

Moeder Lambic

Situada en la Place Fontainas. Es un referente para las cervezas lambic. El personal es muy atento (en casi todos los sitios que visitamos lo fueron) y tiene multitud de grifos. Si alguien piensa que una cervecería que incluya en su carta una mayoría de lambicas no funciona, esta es la prueba de que se equivoca.

Salimos de aquí ya anocheciendo. Pasamos por la Grand Place, para ir a nuestro siguiente garito.

Au Bon Vieux Temps

Desde la Grand Place, bajando por la calle Marché aux Herbes, en la parte de atrás de la iglesia de San Nicolas, esta el callejón que te lleva a este pequeño bar. Tiene la gran mayoría de cervezas clásicas belgas, eso si, en botella.

Después de visitar este pequeño y escondido bar, fuimos a cenar, para después visitar el paraíso de la cerveza en Bruselas.

Délirium café

El bar de Bruselas con la mayor carta de cervezas del mundo. Se jactan de tener más de 2000 referencias. Si tenemos en cuenta sus más de 60 grifos de distintas cervezas, nos lo creemos. Tiene tres plantas con distintos ambientes.

Aquí terminamos la noche cuando estaban casi echando el cierre del local. Es impresionante la variedad y la calidad de las cervezas que probamos aquí.

Nos fuimos para casa, no sin antes hacer visita al Moeder Lambic, que nos pillaba de paso, y donde entramos pidiendo la última por favor.


El sábado la cosa se presentaba complicada. El cuerpo tardó en adaptarse a la falta de cerveza y tampoco era capaz de asimilarla, así que hubo que empezar a poquitos. Después de un buen gofre con nata, nutela y fresas, entramos en nuestra primera visita del día.

Poechenellekelder

Junto al Maneken piss, entramos a este bar por recomendación. Muy buena carta de cervezas y variadas tablas de quesos. Es restaurante, así que se puede comer aquí. Un sitio tranquilo, céntrico y con mucha variedad y buen servicio. Tiene dos plantas y no es muy grande, pero se está de lujo.

Terminada la ronda inicial, fuimos a uno que estaba cerrado y nos tuvimos que tomar algo en el de al lado, que también tenía buenas birras y donde picamos algo parecido a una morcilla y algo parecido a… yo que se, no se parecía a nada. En cuestión de embutidos tienen mucho que aprender.

Fuimos a comer con el tiempo muy justo, así que nada más terminarnos la comida, cogimos un taxi para ir a la siguiente visita del día.

Brasserie de la Senne

Esta fábrica está un poco alejada del centro. Aproximadamente 20 minutos en taxi o en tranvía. Sus fermentadores son de fondo plano. La sala de maduración está repleta de depósitos de inox también de fondo plano. Usan la misma levadura para todas sus cervezas. Una visita más a una cervecera.

Salimos de esta fábrica ya de noche. El cansancio se iba acumulando e hicimos una parada técnica en el hotel para descansar un rato antes de salir a cenar. Eso si, después de la cena…

A la Mort Subite

Aquí dimos por terminada la noche del Sábado. Entramos ya a última hora y llegamos a ella pasando por las galerías Saint Hubert desde la Grand Place. Dicen de ella que los camareros son “especiales” por su trato con los clientes, algo que confirmamos. Su carta de cervezas no está mal. Cervezas con sabores a melocotón, cereza…

Aquí terminamos la visita oficial.


La extraoficial, acabó el domingo repitiendo visita a la Poechenellekelder. Fue allí donde dimos por terminada la visita cervecera a Bruselas en un fin de semana. Hicimos un poco de turismo por Bruselas y terminamos comiendo allí, antes de salir hacia el aeropuerto. 

En el aeropuerto no tuvimos tiempo ni de tomar una birra, así que directos al avión y rumbo a casa.

No solo bebimos cerveza, también vimos cosas típicas. Aquí tenéis que más vimos en nuestra visita a Bruselas en un fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: