Nuestros 4 errores al elaborar vino blanco casero.

Lo normal cuando no tienes ni idea es cometer errores al elaborar vino por primera vez .Han pasado ya 3 meses desde que hicimos la primera elaboración de vino. Ahora, a tiempo pasado, podemos comentar 4 fallos que creemos que pueden servir para mejorar más aún el resultado.

4 errores al elaborar vino blanco casero.

Estos 4 puntos que os contamos a continuación son los que intentaremos mejorar para la próxima elaboración de verdejo casero.

Verificar antes de la vendimia la concentración de azúcar de la uva.

El año 2016 fue un tanto extraño en cuanto a la maduración de la uva; pues pasaba el tiempo, no había lluvias y la uva no terminaba de coger el grado adecuado. Lo malo es que se estaban empezando a poner pasas. Vendimiamos cuando la uva no tenía aún su punto máximo de azúcar por temas de tiempo y eso hizo que la densidad inicial del mosto fuese de 1075. Por lo general la DI debería ser de unos 1085 para dar unos 12º de alcohol. A pesar de todo, el vino ha quedado con aproximadamente 10% de alcohol, así que no está mal.

Controlar la temperatura de fermentación.

Nosotros no controlamos la temperatura de la fermentación. Esto hizo que la temperatura del mosto subiese de 17º a 23ºC en apenas un día y que la fermentación terminase en menos de una semana. Para arrancar la fermentación añadimos levaduras. Esta fermentación tan rápida y a esta temperatura tan elevada hizo que el vino perdiese algunos aromas. Esos días fuimos a la bodega de Viñedos de Nieva, y comprobamos que el vino fermentado a una menor temperatura tenía unos aromas muy distintos. Más afrutados.

Usar nutrientes para la levadura.

No utilizamos nutrientes y según nos comentó el enólogo al que preguntamos, ese puede ser el motivo por el que teníamos en el vino, antes del primer trasiego, un olor algo raro. No era afrutado, resultaba difícil definirlo. El caso es que tras dos trasiegos y el embotellado ese aroma desapareció y aunque no tenemos un vino con olores frutales, si tenemos un vino verdejo muy aceptable.

Filtrar para embotellar.

No tenemos filtro, así que no filtramos. Durante la elaboración utilizamos pectolasa para precipitar las proteinas antes de comenzar la fermentación. Luego usamos bentonita para clarificar el vino antes de embotellarlo. El vino, a simple vista no presenta turbidez, y medido con el turbidimetro, la turbidez no llegaba al 4. Aun así, al embotellar y dejar reposar, algo se aposenta en el fondo de la botella.

Estos son los 4 errores al elaborar vino casero que intentaremos solventar para la cosecha de 2017.  En cuanto tengamos tiempo intentaremos poner una nota de cata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

Imprescindibles

Gestionar el consentimiento de cookies

gdpr

Estadísticas

Estadísticas web

_ga,_gid, tk_ck

A %d blogueros les gusta esto: