Cómo tratar el agua para elaborar cerveza

El agua es el ingrediente principal de la cerveza y aunque no lo parezca, uno de los mas importantes a la hora de elaborar una buena cerveza. En este artículo vamos a ver cómo tratar el agua para elaborar cerveza, vamos a entender la composición del agua y vamos a aprender a modificarla para obtener distintos perfiles de agua para los distintos tipos de cerveza que queramos elaborar y entenderemos también que sales debemos usar para marcar más los lúpulos o marcar más las maltas, según lo que queramos obtener.

La mayoría de los cerveceros caseros centran su esfuerzo en seleccionar las maltas que aporten esto o aquello, lo mismo ocurre con la selección de lúpulos y la de levaduras, pero no se suele prestar mucha atención al agua, como mucho solemos declorarla o simplemente utilizar agua embotellada, y si somos ya muy frikis medir el ph con unas tiras.

Lo que muchos cerveceros caseros aún no saben es que dependiendo del perfil que tenga el agua, la cerveza resultante puede tener uno u otro perfil, más maltosa, más amarga, más astringente, más aromática… y esto es porque las distintas sales disueltas en el agua ayudan a resaltar o no estos matices de los ingredientes que utilizamos en la elaboración.

En este video de nuestro compañero cervecero casero Luisal (Luis Martín), os dejamos la charla que en la última reunión de la ACCE Madrid dio sobre el tratamiento del agua para elaborar cerveza, sobre como utilizar agua embotellada y entender su composición para poder modificarla o sobre como utilizar agua osmotizada y que sales añadir para obtener el agua ideal para nuestra cerveza según el estilo o el perfil que queramos darle.

 Video  – Cómo tratar el agua para elaborar cerveza

Como comenta nuestro compañero en el vídeo, uno de los libros clave para comprender el agua y su uso a nivel cervecero es el libro Water, A comprehesive Guide for Brewers de John Palmer del que pronto os hablaremos en este blog.


Presentación, por si queréis verla a vuestro ritmo una vez que hayáis visto el vídeo y entendido los conceptos.

Ver presentación en Prezi

Como habéis podido ver no es complicado tratar el agua, ya sea desde agua osmotizada o agua mineral, es posible obtener el perfil de agua que deseas para tu cerveza.

7 thoughts on “Cómo tratar el agua para elaborar cerveza”

  1. Cerveza Rudimentaria says:

    Me ha matado el comentario de “la Bezoya no vale”, mis dos mejores cervezas están hechas con ese agua en su mayor parte XD

    Interesante vídeo, gracias por compartir 🙂

    Un saludo!

    1. Cerveza Rudimentaria says:

      Vale no había acabado de ver el vídeo… ya he visto que es la que recomienda el chaval para poder tratarla un poco jejeje

      1. HanselbieR says:

        Jejeje, con lo buena que es ese agua para todo… 😉

  2. cervezas-artesanal.com says:

    El tratamiento del agua es fundamental en cualquier cerveza artesanal, saludos

    1. HanselbieR says:

      Si te sale en forma de espuma y tu idea es aprovecharlo y volver a echarlo en la botella… olvidalo. En tu caso yo abriría y cerraria varias veces… abres y antes de q empiece a salirse cierras y dejas reposar y asi hasta q no suba la espuma. Es tedioso pero es la unica solución que le veo.

  3. Diana says:

    Hola cervezeros!

    Primero, gracias por compartir el video. Felicito, pués está muy bueno.

    En lo que queria vuestra opinion: voy ahora a empezar a trabajar en un sítio donde van a poner un sistema de omosis. Me gustaria tener vuestra ayuda para entender el resultado final de una osmosis e como debo tratar el água después de ese processo.

    Se que el água se queda con pocos iones y podemos después adaptar-la segun el tipo de cerveza que iremos producir, pero que cuidados debo yo tener? Primero tengo que medir lo que ha quedado ahun en el água, no? Y ese será mi punto de partida, correcto?

    Bueno, dejo que me digan vuestra opinion.

    Muchas garcias.

    1. HanselbieR says:

      A nivel homebrew el agua de osmosis se considera a 0 para todos los iones. Entiendo que lo ideal, para ajustar al miligramo, sería hacer lo que comentas. Medir los iones que tienes tras la osmosis y luego añadir. Pero si haces eso cada vez que elaboras lo mismo te daría hacerlo sin la osmosis y añadir las sales correspondientes para llegar donde quieras. Con el consiguiente ahorro de agua.
      Entiendo, y si no es así, que me corrijan, que el agua de osmosis debería tratarse como si tuviera una carga 0 de los iones que nos interesan en el proceso.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: